jueves, diciembre 3, 2020

Vive de trabajar para los muertos.

Luis Peñuela ha forjado su vida con la muerte, a sus 72 años de edad ya perdió la cuenta a cuantas personas les dio su último adiós.

Hoy realiza las misas en la calle, y se dedica ha orar por los mas pobres. Esta es una historia de nuestro cronista callejero, Raúl Arévalo.